Ya hablamos hace tiempo sobre la importancia de jugar en pareja, compenetrarte con tu compañero. En dicha ocasión el aspecto qe le dimos era más psicológico, pero hoy os presentaremos una situación práctica en la que vemos que en pádel, aunque sea un deporte de parejas, hay que jugar como un mismo equipo sabiendo lo que hará mi compañero.

Hay situaciones durante la elaboración del punto que pueden producir desencuentros dentro de la pareja. Una típica es la que uno de los jugadores deja “vendido” al compañero, es decir, deja una bola fácil para que los oponentes finalicen el punto sobre el otro jugador. Esto, si se repite, puede crear cierto malestar añadido a la pérdida del punto en cuestión. Este preámbulo viene para comentar que, a veces, la mayor responsabilidad de la pérdida del punto la tiene el otro jugador por estar mal situado. Veamos esto.




Una situación frecuente en niveles medios e iniciales es aquella en la que estando una pareja en la red y debido a un globo profundo, uno de los jugadores (A1) debe bajar para jugar una salida de pared de fondo. Pero su compañero (A2) no le acompaña en la recuperación hacia atrás y se queda adelantado en la red o a media pista dejando una zona importante muy desasistida, incluso a veces, comete el error de volverse para mirar la acción que está realizando su compañero en lugar de retroceder con él, observar a los contrarios (B) si progresan o no, y avisar a su compañero de esto.

Seguramente ellos sí subirán a la red. Esta situación limita y presiona el juego del compañero (A1) ya que si “arriesga” con una salida de pared de fondo ofensiva, esta debe ser de gran calidad puesto que si no es así, con una volea sobre el jugador adelantado (A2), previsiblemente aquellos ganarán el punto y este puede pensar que su compañero le ha “vendido”. La otra opción de salida de pared de fondo (SPF) es un globo, pero si este no es muy profundo, la incorrecta colocación va a generar otra situación de inferioridad. En ambas situaciones, además, con riesgo de conseguir de “premio” un pelotazo.

A veces, el jugador mal situado recrimina en estas ocasiones al compañero por dejarle “vendido”, mientras este entenderá que si hubiese estado en una posición más adecuada, habrían tenido más posibilidades de no perder ese punto.

- Consecuencia de esta situación: Pérdida del punto, se va rompiendo la idea de equipo, descoordinación, disminución de la coordinación por estar más atento a lo que hace el compañero… Es decir, que si no cambiamos esto tras hablarlo, pueden sumarse situaciones no deseables y si se agravan, mejor será ir buscando otro compañero.

Por último, me gustaría destacar que para conocer lo que está haciendo mi compañero debemos hablarnos amenudo, por ejemplo, avisando de que los rivales están muy pegados a la red, o que estoy mal colocado, etc.

En el pádel es importante la coordinación con nuestro compañero, y para esto, una de las cosas más importantes en el "movernos en pareja". El movimiento de uno de los jugadores siempre condicionará el movimiento de su pareja, por ello debemos saber que hacer según la situación.